Bar El Camarón – Barbate

En este bar de Barbate a los camarones no les da tiempo a dormirse y, por lo tanto, en vez de irse con la corriente, van contra ella directamente a la masa de la tortillita, a la sartén y a la boca. Hay mil listas y ránkines de tortillitas de camarones, ese ídolo culinario gaditano, pues bien, la de este barecillo con cocina de mínimo espacio vital, debería estar en todas ellas y ocupar un sitio importante. Y sepan ustedes que, además, para remate del tomate, también las hacen de ortiguillas güenas.

A por ellas voy allí de cabeza, pero más de cabeza aún voy por la aguja y el pulpo seco hechos sobre la marcha a la llama con la ancestral técnica del quemadeos.

Y si le echan ustedes valor prueben, prueben a su vez si son capaces de ir dándoles vueltecitas a mano a esas tiesas “varas” de la mar en que se convierten tanto el belónido como el molusco.

Son sabores antiguos y auténticos los que se desprenden de estos animales que se han visto reconcentrados por la sequedad del aire y el sol en sus carnes y la vuelta a la vida que le da la llama: salinidad y requemado.

En el Camarón además de tapas frías como una ensaladilla superió, también se guisa, aunque se los traigan puestos de casa ante la escasez de sitio donde trajinar, y sus papas con choco en amarillo son muy serias y afamadas.

Pero lo que más afama y da caché a un bar-bar de este estilo, es su gente, sus propietarios, ya en tercera generación, que empezaron cuando aún no había cámaras para enfriar y sí barras de hielo; cuando lo que se consumía de bebida era vino porque la cerveza aún no había empezado a comercializarse en Barbate; cuando los marineros arresíos volvían de la mar e iban pallá con la paga quemándoles en sus bolsillos y el gaznate seco como la mojama; y cuando ya hubo esas cervezas, un par de ellos se metían de una sentá una caja entera de ellas sin rechistá.

Aún después de tantos años y tanto cambio, la barra de ese bar es lugar de encuentro, de amistad, de charla y cachondeíto, de cañita y paso atrás, de convivencia, de chismorreo y de vida. Toda esa vida de calle, de bebercio, comercio y tapeo que tanto nos gusta a los andaluces y que tantísimo nos identifica con lo que somos. Bar Camarón somos nosotros, todos o casi, nosotros mismísimos.

¡Qué Dios los bendiga!

Fernando Huidobro

About Author /

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search